Skip to content

Que un hombre casado vaya de putas…

Que un hombre casado vaya de putas de vez en cuando es socialmente aceptable. Se entiende que la esposa legítima no basta para satisfacerle sexualmente, dada la fogosa naturaleza del macho alfa español. Por otra parte, el marido debe respetar a la madre de sus hijos. No está bien que un casado practique ciertas licencias con su santa esposa, habiendo putas que tienen la obligación de aguantarlo todo, que para eso se les paga.

Juan Eslava Galán – Los años del miedo