Skip to content

La primera tacha de Podemos

Íñigo Errejón es una de las personalidades más interesantes de Podemos: joven, de palabra rápida y certera y de mirada avispada sobre la que se avista una viva inteligencia detrás de su enjuta figura. Cuando Podemos entre definitivamente en la política nacional va a jugar un papel preponderante en la fomación y va a aportar una bocanada de aire fresco al triste panorama que nos acogota.

El escándalo del contrato con la Universidad de Málaga supone la primera tacha en el historial de Podemos. El caso no es excesivamente grave: un contrato de investigación con horario laboral presidencial se ha incumplido a todas luces. Sin ser tan grave como los escándalos de corrupción que salen a la luz estos días resulta, sin duda, un error fantástico del joven político, tal vez fruto de su bisoñez. Teniendo en cuenta la trascendencia que tiene el ariete retórico que utiliza Podemos para llegar a la gente resulta un error absoluto el que Íñigo Errejón se haya dejado coger cuando le daba la espalda al toro. No hay duda de que debería haber suprimido el contrato o haber publicado sus condiciones laborales antes de que conociéramos la situación por otros medios, porque la credibilidad en las personas y en los políticos es la lucha de Podemos, y este caso le da fuelle a sus detractores y adversarios.