Skip to content

Histórico de agosto de 2013

A tropezones en la oscuridad

¿Quién no se ha preguntado alguna vez por qué cuesta tanto alcanzar ciertas metas del conocimiento o de la mejora personal?. Reconforta leer lo que dijo Andrew Wiles, el matemático que expuso la demostración del último teorema de Fermat:

Uno entra en la primera habitación de una mansión y está en la oscuridad, en una oscuridad completa. Vas tropezando y golpeando los muebles, pero poco a poco aprendes dónde está cada elemento del mobiliario. Al fin, tras seis meses más o menos, encuentras el interruptor de la luz y de repente todo está iluminado. Puedes ver exactamente dónde estás. Entonces vas a la siguiente habitación y te pasas otros seis meses en las tinieblas. Así, cada uno de estos progresos, aunque a veces son muy rápidos y se realizan en un solo día o dos, son la culminación de meses precedentes de tropezones en la oscuridad, sin los que el avance sería imposible.