Skip to content

Histórico de agosto de 2014

El diván del socialismo [francés]

Que el nuevo gobierno de Manuel Valls haya sido aplaudido por los empresarios franceses dice mucho de la situación en la que se encuentra el socialismo en Francia. Tras una crisis de gobierno en la que varios de sus ministros decidieron marcharse por estar en contra de los recortes sociales que se veían obligados a aplicar, los nuevos ministros llegan con el marchamo de no ser críticos con las reformas. Como estrella llega Emmanuel Macron, un joven de 36 años proveniente de la banca que, entre sus primeras declaraciones, afirma que ya veremos lo de la semana laboral de 35 horas. François Hollande se mantiene como Presidente de la República Francesa porque mañana no hay elecciones generales.

La careta tiene la goma pasada y ya no se sostiene. El socialismo de izquierdas ya no existe: ha quedado absolutamente devorado por el capital, por la deuda y por los lobbies. El atropello es total, y en materia económica y laboral las diferencias a un lado y a otro se estrechan a marchas forzadas. La tercera vía es la estación de destino: un centro-izquierda que a base de ciertos mejunjes sociales pueda administrar mejor la papilla capitalista que el médico ha ordenado tomar. Syriza y Podemos son el resultado de la izquierda socialista que ha explotado y que ofrece, además de castigo, todo lo que la masa social trabajadora quiere escuchar. Tal vez no tengan la victoria tan asegurada como el éxito.