Skip to content

Histórico de marzo de 2015

Porque eso es lo que de veras quiero ser…

- Porque eso es lo que de veras quiero ser: muy coherente. Es que te adoro, salvación mía. Y ahora, bueno, a ver -lo dijo en un susurro-, ¿quieres oler algo… algo verdaderamente asombroso?

Comprobó que no anduviese por ahí cerca la camarera y luego se inclinó hacia delante y metió las manos debajo de la mesa, como para colocarse las medias en su sitio. Un momento después me ofreció los dedos. Yo los apreté contra mi boca.

– Mi Pecado, cariño -dijo la Mona-: directamente del productor al consumidor… y para ti. ¡Sólo para ti!

Philip Roth – El mal de Portnoy